Duele reconfigurar, pero gusta.